El nacimiento del fútbol en Valencia

En la primera semana de septiembre de 1909 una escueta nota de prensa publicada en algunos diarios de la ciudad de Valencia confirmaba el nacimiento del Levante como entidad deportiva vinculada a la práctica del foot-ball previo paso por el registro de sociedades. José Ballester se convertía en el primer presidente de esta entidad asociada al universo de los Poblados Marítimos. De manera paralela, por las mismas fechas quedaba formalizado el Gimnástico, vinculado al Patronato de la Juventud Obrera. Amador Sanchís era su figura visible desde la presidencia. Parecía una quimera aventurar, por aquellas fechas, la trascendencia y el tremendo desarrollo e impacto que iba a adquirir esta disciplina desde un prisma mundial. Con el paso del tiempo, el fútbol asaltó las fronteras de los cinco continentes para convertirse en un fenómeno de masas con un extraordinario seguimiento, pero el camino fue complejo.


La epifanía del fútbol en Valencia está conectada a la experiencia que supuso la Exposición Regional de 1909. En aquel verano la ciudad disfrutó de un concurso con representación de clubes locales y nacionales.

El foot-ball se presentó en sociedad, aunque su práctica podía rastrearse con anterioridad en el tiempo. Quizás la importancia superlativa del Levante F.C. y del Gimnástico, emancipado de la tutela del Patronato de la Juventud Obrera, durante la segunda década del recién inaugurado siglo XX fue su decidida apuesta por el desarrollo de esta disciplina y su papel estelar en la vertebración del balompié en la ciudad a través de los organismos que fueron naciendo de manera transversal a su crecimiento para garantizar su pervivencia. En el campo de La Placheta, en las instalaciones del Patronato, sitas en el Barrio de Tendetes en Campanar, en el Campo de la Exposición y más tarde en el Campo de la Soledad, el fútbol prendió para comenzar a ganar adeptos.

Todo empezó en el mes de septiembre de 1909

Podría advertirse que todo comenzó en septiembre de 1909. Las consignas establecidas eran claras. Todos aquellos equipos que quisieran participar en el primer campeonato reglado de la ciudad deberían pasar por el registro de sociedades para adquirir consistencia jurídica. Fue el camino que emprendió el Levante F.C. con José Ballester como presidente. Era un requisito determinante e imprescindible para formar...