Años sesenta-setenta

El ascenso a la elite parecía una ficción irrealizable. El sueño se resistía, pero el salto se produjo el ejercicio 1962-1963 tras eliminar al Deportivo de La Coruña en una histórica doble confrontación con colofón en el feudo de Vallejo. Aquella jornada las palmas atronaron, pese a que el día amaneció entre sombras tras la muerte del Papa Juan XXIII. Antonio Román había cedido la presidencia a José Navarro como prólogo al aterrizaje en calidad de máximo mandatario de Eduardo Clerigues, con Blas Escrig como principal exponente en la gestión de la parcela económica. El ascenso a Primera División propició dos temporadas inolvidables formando parte del universo de la máxima categoría. El Levante defendió la décima posición en la tabla en su estreno, pero regresó a Segunda a la finalización del ejercicio 1964-1965 tras un funesto cruce frente al Málaga en la Promoción.

Hubo victorias de prestigio ante el Barcelona (5-1 en Vallejo) y la ciudad descubrió un derbi que el tiempo había enmohecido. En ese marco es posible contextualizar la llamada de Ernesto Domínguez a la Selección Española en un duelo entre La Roja y Bélgica en Mestalla. Sin embargo, esta situación no se perpetuó y el final de los sesenta coincidió con el regreso a la Tercera División, fruto de una restructuración de la categoría de Plata, iniciándose la segunda etapa de Antonio Román en la presidencia del club. No obstante, el Levante estrenó el 9 de septiembre de 1969 el Estadio Ciudad de Valencia, por entonces Estadio Antonio Román con un partido ante el Valencia. La inauguración de esta soberbia instalación coincidió con una prolongada etapa de resultados mediocres con el equipo instalado a caballo entre la Segunda y Tercera División, pese a los incalculables esfuerzos de Manuel Grau Torralba, quien sucedió en el cargo de presidente a Román.

Grau Torralba fue un hombre de acción como demuestra la atrevida apuesta en la contratación de Carlos Caszely, internacional por Chile. El ‘gerente’ completó dos campañas en el Levante antes de emigrar el Espanyol. El advenimiento de la democracia no trajo cambios de consideración en el apartado deportivo acentuando sobremanera las dificultades en el apartado económico. La paupérrima situación de la tesorería condujo al club hasta la Tercera División en la temporada 1981-1982. El descenso deportivo a Segunda División B conjugó con otro añadido por impagos. Ni siquiera el increíble fichaje de Johan Cruyff, en febrero de 1981, invirtió la espiral negativa de una sociedad que lideró la competición en el arranque de l segunda vuelta de la competición.

Domínguez; Internacional con España

Ernesto Domínguez saltó al verde de Mestalla el 1 de diciembre de 1963 con la elástica roja ceñida a su piel para enfrentarse a Bélgica. El momento fue histórico y perdura en la memoria del levantinismo. Domínguez llegó al clímax que significa alcanzar un espacio en la Selección Española como futbolista del Levante. Nadie lo ha vuelto a conseguir. Las...

Pasieguito cambia las botas por la toga de entrenador

Fue una decisión compleja con Paiseguito, Bernardo Pérez Elizarán, como eje focal. La dimisión de Alfonso Aparicio como entrenador, a mediados de marzo de 1960, significó un proceso de reconversión en la figura de Pasieguito que pasó de formar parte de la plantilla del Levante, en calidad de jugador, a dirigir desde el banquillo a los que habían sido sus...

Un gol de Suárez despide el Estadio de Vallejo

Fue la despedida oficial del Estadio de Vallejo. El domingo 28 de abril de 1968 la historia del coliseo de la calle de Alboraya se paró en seco. El Levante se midió al Tenerife en un partido desprovisto de heráldica, al menos desde el prisma azulgrana. La reforma de la categoría de Plata, que pasaba de constar de dos grupos...