Cruyff llega al Prat para fichar por el Levante

Johan Cruyff aterrizó en el aeropuerto del Prat en Barcelona el viernes 27 de febrero de 1981. El futbolista holandés regresaba a España, a un país que conocía, a una ciudad en la que había desarrollado parte de su carrera profesional… para comprometerse con el Levante. Francisco Aznar, a la sazón presidente de la entidad, le imponía, todavía en la terminal de la instalación aérea, la insignia de oro y brillantes. El mandatario granota compartía con los medios de comunicación hasta allí desplazados las vicisitudes de una contratación que asombró en el panorama futbolístico nacional e internacional. Johan Cruyff marchó desde Barcelona hasta la capital del Turia para ponerse a las órdenes de Pachín. Un día más tarde de su desembarco compartió entrenamiento con sus nuevos compañeros en el Ciutat de València. Y el domingo 1 de marzo estrenó su currículum ante el Palencia (1-0).

Los ochenta-noventa

Los años ochenta establecieron una frontera en el apartado deportivo y social. El Levante comenzó la década como inquilino de la Segunda División A y finalizó ese decenio. Sin embargo, en la zona intermedia sintió el averno de la Tercera División y la inseguridad de cabalgar sin aspiraciones por la Segunda División B. Las continuadas oscilaciones deportivas supusieron una merma...