Noticia

27 años de un Levante-Ceuta de leyenda

Aquella tarde invernal del 12 de febrero de 1989 Manolo marchó hacia el túnel de vestuarios a la conclusión del primer acto con el rostro desencajado. Mientras recorría la distancia que separa el terreno de juego del Nou Estadi del enclave destinado a los jugadores del Ceuta trataba de poner pensamiento a todos los sucesos que se habían cernido a su alrededor en cuarenta y cinco minutos auténticamente devastadores. Manolo buscaba respuestas y no encontraba contestación para explicar los hechos que había vivido en primera persona. Sus efectos parecían catastróficos y demoledores. Los atacantes azulgranas se habían proyectado con la furia de las plagas bíblicas sobre la portería que orgullosamente defendía. Los goles fueron sucediéndose y una sensación de frustración se apoderó de su persona. El marcador era esclarecedor de los hechos y de los sentimientos que embargaban al arquero canario. El partido parecía dinamitado tras las cuatro dianas que se alojaron en su meta en el primer acto de una confrontación mayestática.

“El duelo en la cumbre no defraudó”. Fue el titular escogido por El Mundo Deportivo el día después del combate. “Sangre, sudor y lágrimas”, relató Levante El Mercantil Valenciano. Las Provincias optó por regresar al pasado para recuperar un fútbol perdido. “A la antigua usanza” tituló para recoger un marcador que parecía sacado de otra época desde un prisma futbolístico. Lo cierto es que aquel partido era más que una simple confrontación en el océano de una competición que contemplaba la disputa de treinta y ocho jornadas. Era el partido por excelencia. Y su trascendencia absoluta. Se enfrentaban dos escuadras con unos números excelentes sobre el verde del coliseo de Orriols. Del Ceuta se acentuaba principalmente su extremada consistencia defensiva. Sus dígitos eran reveladores de esta condición; tres goles en veintiún partidos. Manolo era el portero más buscado por aquellas jornadas, pese a militar en el tercer escalafón del fútbol nacional. Había encajado un solitario gol en la secuencia de partidos y había acorazado su portería durante 1223 minutos. Nadie fue capaz de batir al meta canario durante ese ciclo de récord. El resto de las dianas encajadas, dos, se contabilizaban al meta suplente en su única actuación liguera.

El guardameta emergía con una fuerza desproporcionada superando en magnitud al resto de una plantilla que, no obstante, desconocía el acedo sabor de la derrota en el campeonato de la regularidad. Con todo era el aspirante a un liderato que ostentaba el Levante. Su imagen era realmente desafiante, un gigante de siete cabezas que nunca claudicaba; principalmente como propietario del Nou Estadio. Nadie había puesto entre signos de interrogación su dominio en su entorno más cercano e íntimo. Era invulnerable. Los encuentros se sucedían con un claro denominador común; la adquisición en propiedad de la victoria. Las leyes de la competición eran incuestionables; o bien el Ceuta salía de Valencia con la primera derrota en su expediente, o bien el Nou Estadio perdía su virginal condición de invencible.

El partido fue adquiriendo voltaje conforme se sucedían la semana. El Levante se había medido al Hertha de Berlin en duelo amistoso en el feudo de Orriols en un fin de semana sin fútbol por los compromisos de la Selección Española. Su última actuación había estado marcada por la contundencia. El bloque de Roberto Álvarez mantuvo las coordenadas ante el Sanluqueño. Fue un duelo grande que juntó al líder y al tercero en la tabla, quizás en el prólogo de lo que se preveía que podía acontecer en Valencia. El duelo concitó interés. Los protagonistas fueron presentando los contornos de una batalla aguerrida. “Es un partido difícil sin duda. Estamos realizando una gran campaña, pero si ellos están a un solo punto es porque la están realizando casi tan buena como nosotros. Nuestra intención es ganarles. Contamos con el buen momento que atraviesa el equipo y la regularidad que mantenemos”. Museros, cancerbero del Levante, presentaba el duelo.

Era una evidencia que los arqueros focalizaban parte de la atención. El meta azulgrana seguía los pasos de Manolo. Con doce dianas era el segundo portero con mejor coeficiente de goles en contra del Grupo IV. Y en el actual Ciutat únicamente había hincado la rodilla en tres ocasiones. Más racial se mostró Martín. Su condición de guerrillero en la zona del ataque traspasó ese espacio. “Saldremos a muerte ante el Ceuta”. El delantero se convirtió en el confidente de Roberto Álvarez. La cuestión era obvia. Martín se comprometió con el Levante procedente del Ceuta. Nadie como él conocía las singularidades de su rival. “Hacen un pressing muy fuerte. Supongo que vendrán muy a la defensiva”. Su apuesta era firme. “Estoy convencido que vamos a ganar. Necesitamos la victoria para distanciarnos de los demás”. El metrónomo de aquel colectivo, Susaeta, reclamaba el aliento de la afición. “Con el apoyo del público, que esperamos que acuda, debemos obtener la victoria”.

Latorre, en calidad de capitán, ratifica el estado por el que atravesaba el grupo. “Los ánimos están muy elevados porque tenemos plena confianza en nosotros”. Las jornadas pasaban y el duelo se impregnaba en el consciente de los seguidores. María Dolores García Ramos, una conocida profesional de la quiromancia, utilizó el tarot con cartas dibujadas y firmadas por Dalí para pronosticar en los micrófonos de Radio Popular una victoria local si el Levante mantenía la serenidad. Las cartas eran clarificadoras, advertía. El Levante alternaba distintos escenario para ejercitarse. Las lluvias caídas en la ciudad motivaron que la sesión del miércoles se desarrollara en los bajos de la Tribuna del Ciutat para preservar la calidad del césped. El jueves saltó la alarma. Abad se lesionó en el habitual partido de preparación disputado en el campo de La Malvarrosa. Era una noticia luctuosa aunque el Álvarez recuperó para la cita a Blesa e Iranzo para el eje de la zaga. Las declaraciones del técnico ejercieron a modo de corolario de las intenciones generales de un equipo que se sentía reforzado por la imagen vertida en el verde. “Saldremos a por auténtico leones a por el gol”, manifestó en la jornada del viernes. “Lo único que me preocupa es que el Levante juegue a su nivel. Si lo conseguimos es muy difícil que ellos nos puedan sorprender.

El encuentro rompió con la lógica imperante. La inocencia virginal que detentaba el Ceuta se resquebrajó en apenas veinte minutos. Latorre, Blesa y López se habían ensañado con su oponente. Y los pupilos de Roberto Álvarez parecían desactivar los circuitos de la escuadra andaluza después de anotar dos dianas más antes de la conclusión del primer capítulo (4-1) de un duelo sideral ante los gritos de las más de doce mil almas que poblaban las gradas del coliseo azulgrana. Latorre pareció machacar el corazón ceutí con el quinto gol de la tarde, pero la reacción del Ceuta en la reanudación fue estelar e inmediata. Nadie esperaba una respuesta tan encorajinada de un grupo que trató de revertir el marcador, pese a la complejidad de la empresa. Los grandes jugadores se miden en ese tipo de momentos. Y la situación del Ceuta en la tabla no era anecdótica. Ocenda recortó las distancias nada más amanecer la segunda parte. Ito entre los minutos 77 y 78 sembró el germen de la duda. En el punto contrario del campo los ojos de Manolo brillaban de excitación y las piernas de los jugadores locales temblaban. Museros, meta del Levante, adquiría su cuota de protagonismo. Corbalán rozó el sexto. Y un centro de Antela se paseó por las cercanías del arco granota sin adquirir rematador. El firmamento pareció desvanecerse sobre el feudo de Orriols. Las distancias entre la gloria y el infierno eran escuetas aunque la victoria no se esfumó en uno de esos partidos que marcan tendencia y que superan el olvido que marca el paso del tiempo.

Alineaciones del partido entre el Levante y el Ceuta:

Levante: Museros, Almagro, Ballester, Iranzo, Blesa, Susaeta, López (Aragó, min 79), Patri, Martín (Corbalán, min 65), Latorre y López Ufarte.

Ceuta: Manolo, Lozano, Ondina, Quintero, Gambín (Barrientos, min 46), Pozo, Toni, Ocenda, Ito, Antelo y Camacho (Muñoz Pérez, min 65).

Árbitro: Iglesias Casas. Amonestó al local Patri y a los visitantes Camacho y Ondina.

Goles: 1-0. M.6 Latorre. 2-0. M. 10 Blesa. 3-0. M. 21 López. 3-1. M. 32. Iranzo. 4-1. Martín. 5-1. M. 45 Latorre. 5-2. M. 47 Ocenda. 5-3. M. 77 Ito. 5-4. M. 78 Ito.

Levante UD
Noticia

​El Levante comenzará los entrenamientos sobre el verde el 9 de julio

La pretemporada del Levante comienza a tomar forma. Los integrantes de la primera plantilla tienen previsto personarse en Valencia entre las jornadas del próximo cinco y seis de julio para pasar las pertinentes y obligadas pruebas médicas. No obstante, el despertador sonará con fuerza durante la mañana del lunes 9 de julio. Esa fecha, que establece el final de las...

Noticia

​Jefferson Lerma debuta en el Mundial de Rusia con derrota

Jefferson Lerma capitalizó la atención en el enfrentamiento que Colombia afrontó ante Japón. El mediocentro azulgrana partió en el once de los escogidos por Pekerman en el estreno de la escuadra cafetera en la cita mundialística. El jugador del Levante disputó la totalidad de los noventa minutos de un choque marcado por la expulsión de Carlos Sánchez en el minuto...