Noticia
NAS 1-1 LUD

El fútbol no fue justo con el Levante en el Nou Estadi de Tarragona

Nàstic: Saja, Gerard, Mossa, Molina, Bouzón, Zahibo (Migul Ángel, 52' / Migul Ángel, 90'), Muñiz, Álex López (Mohammend, 62' / Mohammend, 90'), Delgado, Suzuki, Ferràn (José Carlos, 66').

Levante UD: Koke, J. Espinosa, Roger, Morales, Postigo, Chema R., Natxo Insa, Pedro López, Jason (Toño García, 70' / Toño García, 90'), Abraham (Rubén G., 77' / Rubén G., 90'), J. Campaña (Jefferson Lerma, 60' / Jefferson Lerma, 90').

Árbitro: Pérez Montero. Amonestó a Roger, Abraham y Rodríguez por el Levante y Molina, Zahibo, Ferran y Bouzón por el Nàstic.

Goles: O-1. M. 65. Chema 1-1. M. 86. Muñiz.

El cielo pareció desplomarse sobre el Levante cuando la rosca mágica de Muñiz cuarteó la escuadra de la portería defendida por Koke. En realidad nada parecía aventurar un desenlace de semejantes dimensiones con el partido ya entrando en su ocaso final. El gol de Chema había agrietado el sistema nervioso del Nástic de Tarragona. Instalados en la confusión, cada contragolpe protagonizado por los futbolistas azulgranas parecía presagiar la estocada definitiva sobre la portería defendida por Saja. En ese sentido, Lerma y Morales coquetearon con el gol. Pero en el fútbol no todo es lo que parece. Desde ese prisma, es inescrutable. En el fútbol no siempre impera la justicia. Así que una acción sin apenas conexión con el desarrollo de la confrontación lastró la ventaja conquistada con anterioridad por el bloque granota para rescatar un punto divino para el colectivo que conduce Vicente Moreno. Muñiz neutralizó la diana de Chema con un toque evanescente, que aunó altura y calado, que superó majestuosamente el vuelo de Koke. Forma parte de su particular catálogo como futbolista. Sucede, también en ocasiones, que hay igualadas que permiten mantener la fe y los lazos de reciprocidad con el fútbol planteado. Y también fue el caso, aunque Roger en el suspiro final pudo variar de nuevo la dirección del partido con un remate ajustado que pasó silbando el palo largo de la portería tarraconense. La victoria estuvo en sus botas.

Abraham en el duelo ante el Nàstic

Los jugadores azulgranas marcharon del césped del Nou Estadi con la mirada perdida. Una sensación muy cercana a la frustración se apoderó de cada uno de ellos, pero, en realidad, no había muchos reproches que realizar ni desde un prisma personal, ni tampoco colectivo. El dominio y la superioridad de la escuadra blaugrana en el cómputo general del encuentro fue manifiesto. El Levante trató de convertirse en actor estelar de la confrontación desde su mismo nacimiento. Es una de las constantes planteadas en la libreta de Muñiz. La condición de protagonista de la escuadra levantinista fue evidente y fue adquiriendo peso una vez que redujo la salida efervescente del once catalán. El equipo se mostró ordenado con el balón pegado a sus pies, y cuando perdía el esférico, y se movía sobre el verde como un acordeón que se desplegaba con contundencia y armonía. La intensidad es un aspecto innegociable en la pizarra del preparador asturiano.

El Levante fue recluyendo a su adversario sobre su perímetro defensivo. El Nástic entretejió una tupida tela de araña en la línea de medios con el fin de neutralizar la salida diáfana a través de las botas de Campaña. El objetivo era neutralizar la cadena de trasmisión blaugrana. Por momentos, principalmente en el primer acto, lo consiguió, aunque el peaje que tuvo que pagar fue elevado: apenas sí había noticias relevantes del equipo de Moreno en ataque. Y cualquier atisbo de incendio fue apagado con contundencia por los defensores visitantes. Desde esa perspectiva, el balance ofensivo-defensivo sonreía a los intereses del bloque de Orriols. El sentido gremial del bloque le permitía gestionar el duelo. La implicación del equipo fue sublime. El Levante cargó su juego por el costado izquierdo. Por allí aparecía Morales para tratar de ganar la línea de fondo, aunque las ocasiones no llegaron a concretarse en ese capítulo del enfrentamiento.

El Levante se comportaba como un púgil que, invariablemente, va castigando el alma de su rival hasta llevarlo a la extenuación. Avisó Roger con dos remates de cabeza que rozaron el larguero de Saja en el arranque de la reanudación. La autoestima azulgrana iba en continuado crecimiento. Su fútbol, y su manera racial de entender el partido, fue minando a su adversario. Las constantes azulgranas iban en continuado ascenso al paso de los minutos. Chema rompió la red de la meta local con un latigazo que nació desde un saque de esquina. Es otro aspecto a incluir en el currículum azulgrana del ejercicio. La estrategia puede cambiar escenarios harto complicados. El central bajó un balón que cayó del cielo, lo amortiguó con el pecho y soltó un obús al que no pudo responder el cancerbero local. Fue un momento de máxima confusión por parte del Nàstic que no fue capaz de aprovechar el Levante para rasgar de manera definitiva un duelo que se precipitó cuando tocaba a su final. El gol del defensa desnortó al Nàstic. La escuadra local parecía asumir el devenir de una cita que se marchaba. No obstante, apareció Muñiz para restablecer una igualada que pudo mutar Roger.

Gimnàstic de Tarragona Nou Estadi LaLiga 1|2|3

Noticia

Listado de los jugadores convocados para el duelo ante el Huesca

Muñiz, a la conclusión de la sesión de activación realizada en las instalaciones del Ciutat de València desde las 12:15 horas, ha confirmado el listado de los jugadores citados para el enfrentamiento ante el Huesca, correspondiente a la jornada cuadragesimasegunda de LaLiga 1|2|3, que está pautado para esta tarde a las 20:30 horas en el feudo del barrio de Orriols....

Noticia
LUD 1-2 HUE

El campeón se despide de Segunda División tras un ejercicio de resonancias bíblicas

El grito de campeones resonaba con una inusitada fuerza por los cuatro puntos cardinales del Ciutat de València. Las gargantas de la masa social azulgrana, encendidas por la pasión y por la turbación, tras la evolución y el desarrollo de un ejercicio de Liga que adquirirá lustre y perdurará sobre el calendario en el imaginario del levantinismo, atronaban en el...