Noticia
ALBA 0-0 LUD

​El Juvenil A mereció ganar ante el Albacete Balompié

Albacete Bpié.: César, Dani Lozano, Marcos Álvarez (Fran Ortiga, 84’), Arribas, Ricardo, Toridio, Gonzalo, Pedro (Joselu, 73’), Guillermo (Víctor, 85’), Madalín y Fernando (Vicente, 81’)

Levante UD: Ribes, Alberto, Iborra, Guillermo, Cuxart, Loren, Moreno, Adrián, Saúl (Guido, 65’), Christian (Iván, 73’) y Vallés (Javi Muñoz, 82’)

Árbitro: Rubén Ruipérez Marín. Amonestó al local Fernando y al visitante Adrián

Goles:

El Juvenil A mereció más en su visita a Albacete. El cuadro granota solo pudo empatar ante un rival que se defendió como pudo de los continuos ataques de los visitantes. Tras un inicio de partido muy igualado, el equipo de José Villalta salió a por todas en la segunda parte y mereció la victoria ante un ataque constante a la portería que defendió César. La defensa albaceteña evitó que el Juvenil A se marchara a casa con tres puntos más.

La primera parte fue igualada en dominio del esférico pero a las ocasiones ganaron los levantinistas. Solo una aproximación por parte de los locales en botas de Guillermo pudo hacer que el casillero se estrenara a su favor pero la sólida defensa del conjunto visitante no admitió más despistes. Saúl y Vallés protagonizaron las ocasiones que pudieron adelantar a los suyos en el marcador pero no estuvieron acertados de cara a portería.

Los granotas salieron a reforzar su defensa, con un 4-4-2 que neutralizaría cualquier ataque y además les permitiría establecer conexiones rápidas con los arietes para realizar transiciones rápidas de balón hacía arriba, de forma que la única ocasión en todo el partido por parte del Albacete Balompié fue la que tuvo Guillermo. Pero los locales también reaccionaron con una buena defensa que complicó el ataque de los de José Villalta y que permitió que los equipos se fueran al descanso con un 0-0 en el marcador.

El Juvenil A comenzó a tocar en la segunda parte no dando opción a sus rivales a recomponerse por lo que estos se echaron atrás esperando algún error que les permitiera salir al contraataque. Pero esta ocasión no llegó ya que las únicas oportunidades que tenía el Albacete Balompié eran a balón parado y no transmitían ningún peligro a la meta que defendía Ribes. Los levantinistas generaron multitud de ocasiones fruto del dominio del esférico pero no acertaron en anotar.

Todo apuntaba a que el gol iba a llegar ante la lluvia de ocasiones y el elevado porcentaje de posesión que manejaron pero enfrente estaba un equipo que se encerró en su área y que defendió con uñas y dientes el resultado. Esto, unido a la frustración de los visitantes porque no lograban superar a sus rivales, fue determinante para que los granotas no pudieran sacar más que un empate en su visita a Albacete.