Noticia
LUD 3-0 ATH

El Levante se lo pasa en grande ante el Ciutat

Levante UD: Oier, Rober Pier, Chema, Cabaco, Jason, Campaña, Bardhi, Morales (Mayoral, min 88), Toño, Rochina (Vukcevic, min 67) y Roger (Boateng, min 71)

Athletic Club: Herrerín, Nuñez, Nolaskoain, Martínez, De Marcos, San josé, Beñat (Raúl García, min 70), Muniain, Ganea (Susaeta, min 50), Willians y Aduriz (Capa, min 77)

Árbitro: Jaime Latre. Amonestó con amarilla a Campaña, Rochina, Roger, Muniain, Nuñez y Martínez. Expulsó a Nolaskoain.

Goles: 1-0. M. 45 Chema. 2-0. Min 59. Campaña. 3-0. Min 69. Roger.

Hay partidos que pueden cambiar de raíz en un instante. Algo parecido sucedió en el duelo que enfrentó al Levante y al Athletic Club en el Estadio Ciutat de València. En perspectiva, la diana protagonizada por Chema en los estertores de la primera mitad mutó el semblante de un choque de gobierno incierto hasta ese momento. Restaba un vasto océano por cruzar. En esa fase del encuentro quizás fuera difícil de prever, pero la escuadra norteña ya no dio síntomas de recuperación durante el segundo capítulo del juego. El golpe, en forma de diana vencedora, resultó letal, si se añaliza el desarrollo de la confrontación desde una cierta lejanía. El grupo que prepara Berizzo purgó penas en la reanudación. El equipo no encontró los mecanismos para regresar al combate y oponer resistencia. Al Levante le sucedió una tendencia antagónica. El gol del defensor dimensionó la autoestima del bloque granota. Su efervescenia fue máxima en ese período del enfrentamiento. El Levante se expresó con voracidad y con contundencia ampliando los márgenes del marcador. No hubo más misterios en un encuentro que se temía por la facilidad del Athletic para pescar en el coliseo de Orriols. Ni más historias. El hecho quizás resalté, en último extremo, la disparidad de emociones que marcan el devenir de dos entidades alejadas en el universo de La Liga Santander. La vida, en el ecosistema de la Primera División, puede ser una experiencia maravillosa o una auténtica pesadilla, aunque no hay que dorgmatizar en clave azulgrana por más que la tabla ubique a la escuadra granota en el sexto peldaño.

La competición liguera está repleta de dificultades y solo los más resistentes soportan su complejidad. Lo cierto es que el triunfo es reparador. Y los aspectos se entrelazan. Los tres puntos cierran una racha de tres partidos sin conjugar con la victoria y dimensionan al Levante en la clasificación general. Hay más indicativos en términos numéricos que acentuar. El Levante supera la frontera de los veinte puntos. Es quizás una victoria que puede significar media permanencia. Y no habría que desdeñar los componentes anímicos y mentales. El colectivo se dio un chute de estima. Hay que llenar el depósito de energía a la vista de las siguientes confrontaciones frente al Lugo, Eibar, Barcelona y Rayo antes de cerrar el año. Hay fe y lealtad en las botas de Campaña. No parece una afirmación desmedida a partir del influjo del mediocampista en el juego del grupo levantinista. Es una boya en la línea de medios.

Hay fe por la capacidad que presenta para imaginar y lealtad para no quebrantar las leyes del fútbol. La unión de esas dos variables confiere personalidad y carácter a un futbolista determinante. Su crecimiento parece ilimitado desde que comenzó a defender la elástica azulgrana en el curso 2016-2017. Es evidente que Campaña ha encontrado el espacio perfecto para expresarse con el balón imantado a los pies. Y ha hallado en Bardhi a un socio con quien coaligarse. El partido no fue sencillo, pese a su evolución final. Los primeros minutos se convirtieron en una declaración de intenciones. El Athletic quería mandar desde la tenencia del esférico en propiedad, mientras que el Levante no desdeñaba proyectarse a través del contragolpe. El balón rondaba por las cercanías de Oier, aunque había balas de fogueo en las botas de los atacantes rojiblancos. Todo cambió con la aparición estelar de Chema.

El zaguero se puso el disfraz de delantero para rebañar un rechace en el interior del área del Athletic. No hubo mejor manera de poner punto y final al primer acto. Con el Athletic inmovilizado, Jason corrió la banda para preludiar la segunda diana. El Levante puede ser letal al contragolpe. Se siente cómodo con metros y espacio por colonizar. Campaña recogió un rechace tras un disparo de Morales. Los dos jugadores prologaron el tercer gol de Roger. El Pistolero siguió con atención una acción que nació en las botas de Morales. No obstante, fue Campaña el encargado de filtrar un servicio ganador que dimensiona al Levante en la clasificación en la elite y empequeñece al Athletic.