Noticia

​Tres victorias inolvidables ante el Athletic Club en territorio granota

El Levante y el Athletic Club volverán a retar sus destinos sobre el verde el próximo domingo desde las 18:30 horas en el Estadio Ciutat de València en competición oficial como equipos de LaLiga Santander. En el recuerdo perdura la imagen temible del postrer enfrentamiento entre las dos sociedades. Fue en las jornadas finales del curso 2015-2016. En un choque matinal, que el Levante parecía domesticar (2-0), se materializó la furia indómita de la escuadra preparada por Valverde. Los minutos finales escondieron una auténtica pesadilla (2-2). No obstante, resulta posible rastrear confrontaciones de signo antitético en territorio azulgrana marcadas por la consecución del signo de la victoria.

El Levante conquista la Vieja Europa

Quizás sea imposible desterrar de la memoria las emociones desarrolladas en el duelo que cerró el curso 2011-2012. El Levante desafiaba al Athletic de Bielsa y también a sí mismo después de consignar un ejercicio ejemplar y descomunal que podía coronar con su proyección hacia la Vieja Europa. Y los héroes estaban dispuestos a dejar su rastro en la historia centenaria de la sociedad. El destino era lujoso. Y no era una quimera traspasar las fronteras que delimitan Los Pirineos. Había que someter a su adversario sobre el verde. Era la única condición, si bien había que mirar hacia otros estadios. Así que el partido germinó desde la turbación y desde la agitación. Y esa impresión impregnaba a la totalidad de los estamentos vinculados al levantinismo. Era el típico duelo que nacía desde el simbolismo por todo aquello que permitía adivinar y rubricar en caso de conjugar con el signo del triunfo.

El Athletic llegó al feudo de Orriols consternado tras caer en la final de la Liga Europea en Bucarest. Su espíritu parecía maltrecho. Ghezzal ahondó en la herida con dos dianas vencedoras. Primero levantó el balón majestuosamente al cielo de Orriols para reducir a Iraizoz en su salida desesperada. Más tarde entronizó una acción personalizada de Barkero. El atacante vasco fue superando obstáculos y adversarios para ejecutar el pase de la muerte. Ghezzal, que siguió con especial atención el desarrollo de los hechos, no erró. El delantero, uno de los refuerzos del mercado invernal, mostró lo más distinguido de su repertorio en un duelo de signo capital para a entidad blaugrana. El camino hacia la Vieja Europa estaba allanado. El Ciutat cercó el éxtasis. Y demostró con vehemencia su estado de felicidad que completó Farinós, en los minutos finales, desde los once metros. Fue el fin de fiesta perfecto.

Remontada para dar la bienvenida a 2013

Aquel partido, que estrenó el año recién inaugurado de 2013, sobre el verde del Ciutat, pareció nacer con mala estrella tras la diana conquistada por Aduriz. Atrás quedaba la Navidad y la tregua que la festividad concede desde un prisma futbolístico. Los dos equipos retomaban el pulso a la competición liguera en condiciones desiguales. El duelo, todavía en maitines, atravesaba por esa fase en la que las dos escuadras trataban de mandarse mensajes intimidadores. Y los presagios no eran especialmente halagüeños. Iraola puso el cuero con suavidad sobre la cabeza de Aduriz. El atacante ajustició a Munúa. Sin embargo, la tropa preparada por Juan Ignacio Martínez no pareció inmutarse ante estos augurios. Era uno de los caracteres que distinguía a aquel equipo inasequible al desaliento y de espíritu fuerte. Nada parecía mortificar su alma. Nada parecía atribular su corazón.

Sin Martins, ni Barkero, dos ausencias de calado, la remontada no se hizo eterna. De hecho, se consumó antes de alcanzar el final del primer tiempo. Chris se proyectó por el costado derecho del ataque granota. El alemán emergió con la furia de una manada de elefantes para cruzar toda la superficie del verde ante la mirada impertérrita de sus rivales. Nadie fue capaz de inmovilizar sus piernas. Ya en el interior del área, alzó la mirada y arrojó un obús que atemorizó a Iraizoz. La frustración que había provocado el gol del ariete rojiblanco en la epifanía del duelo se diluyó tras el cabezazo de Iborra frisando el minuto cuarenta y cinco. En ese instante, el Athletic ya afrontaba el encuentro en inferioridad en el campo tras la expulsión de Laporte. Nada varió en la reanudación. El grupo de Juan Ignacio se acorazó para salir con convicción al contragolpe. Cada ofensiva del colectivo granota eran temible. Nabil El Zhar cerró la confrontación con un ajustado disparo desde la frontal del área para firmar el primer triunfo blaugrana de 2013.

Castelló y Domínguez neutralizan la primera visita liguera del Athletic a Vallejo

No era un partido menor. Ni estaba exento de magnitud. El duelo adquiría ascendencia para la escuadra azulgrana. La Liga, en el ámbito de la máxima categoría se acercaba a su ocaso, y los puntos contenían significación para el propietario de Vallejo. “El partido de esta tarde importaba mucho para el Levante a los efectos de mantenerse en Primera División en la próxima temporada. Lo ha ganados justamente y con ello es muy difícil que pueda perder su puesta, ni tan solo que tenga necesidad de promocionar”, relató Josimbar en la crónica firmada en El Mundo Deportivo el día después de los hechos acontecidos sobre la superficie del coliseo levantinista. El Athletic Club, por entonces Atlético de Bilbao, estrenó su condición de equipo foráneo en Vallejo en la elite, si bien a finales de la década los cuarenta realizó un ejercicio de fe y de sufrimiento en el feudo granota (4-2) para mantener la renta que había conquistado en San Mamés (6-2) en una eliminatoria adscrita a la Copa del Generalísimo.

Con Iribar como principal estandarte, la escuadra vasca saltó al verde con la finalidad de imponer su calidad y la consistencia de su juego. Sin embargo, enfrente se encontró a un adversario que no parecía dispuesto a claudicar ante el influjo de la camiseta con las barras rojas y blancas. Vall cayó en el interior del área rival tras chocar con Uriarte. La grada reclamó penalti, pero la acción acabó en saque de esquina. Fue el prólogo del primer gol anotado por Victoriero. Era el minuto veinticinco. No tardó el Levante en golpear de nuevo. Un golpe franco lanzado por Serafín acabó en las botas de Domínguez, pura poesía con el balón en los pies. El lanzamiento del Galgo de Vallejo acabó en el interior de la meta defendida por Iribar. El sentido del encuentro había mutado, sin embargo, la reanudación nació con una diana en propia puerta de Castelló. No hubo variaciones en el marcador, aunque la emoción presidió el desarrolló del capítulo definitivo de la cita.

Athletic Club LaLiga Santander

​Muñiz; “El Ciutat tiene que ser una olla a presión que haga a volar a su equipo”

Se trata de un anhelo y también de una necesidad para desterrar la fatalidad. Muñiz acentuó la trascendencia de coliseo azulgrana en el marco de la competición. Su valor no es secundario. “Hay que hacerse fuerte en casa”, advirtió en la comparecencia previa al desembarco del Leganés en el feudo del barrio de Orriols. “En el Ciutat no se nos...

Noticia

​Parte Médico ASISA

Las pruebas médicas efectuadas, en la jornada de hoy, a Chema dictaminan que el defensor presenta una rotura muscular en la zona de los isquiotibiales de su pierna derecha. El central se perderá la cita liguera del próximo martes ante el Leganés que cerrará 2017. Chema se retiró en el transcurso de la segunda parte del partido que ayer enfrentó...

Noticia

​Un punto para recuperar la autoestima

Hay confrontaciones que permiten disertar sobre el principio del sentido de la felicidad. Puede que sea el caso. Quizás la felicidad estuvo en ver la imagen de Eduardo Berizzo instalado al frente del banquillo del Sevilla después de una intervención que le alejó del verde. Quizás la felicidad más extrema, desde un prisma azulgrana, hubiera llegado con la conquista de...