Noticia

Buen empate a domicilio de Levante UD BM Marni para iniciar la temporada (24-24)

El Levante UD BM Marni estrenó la temporada 17-18 con un buen empate 24-24 en la pista del CB Mare Nostrum Torrevieja.

Los primeros 8 minutos transcurrieron con alternancia de goles y los equipos iban tanteándose. Pero a partir de ese momento, los levantinistas entraron en ataque en una dinámica de precipitaciones, fallos de pases (muchos al pivote que se encontraba muy bien defendido), falta de precisión en los lanzamientos, faltos de ideas en la organización del juego… lo que permitió acciones rápidas ofensivas del equipo rival que marcó una diferencia de 6 goles, que ponía el 10-4 en el minuto 15, ante una defensa que no atajaba sus envites. Pero poco a poco, y gracias, en gran medida, a las paradas de Molina, Levante UD BM Marni se fue entonando más, y aumentó la efectividad en los lanzamientos, aunque se seguía teniendo la impresión de que la marcha del equipo debía cambiar si se aspiraba a ganar el partido. Se alcanzó el ecuador del encuentro con un resultado de 11-8.

En la segunda parte se continuó con un ataque poco fluido, mucho pase pero sin afrontar portería, llegando al pasivo en muchas ocasiones en las que estaban presionados a lanzar sin disponer de buenas opciones. En el minuto 12 de la segunda parte, el Torrevieja volvía a distanciarse de 6 en el marcador, 20-14, siendo ellos efectivos en contrataques y segundas oleadas.

Se repetían las sensaciones de la primera parte y mucho tenía que cambiar la dinámica para poder remontarlo.

Poco a poco la defensa, se fue ajustando y mejorando, se fue haciendo más contundente, y a los locales dejó de resultarles tan cómodo anotar. El portero granota colaboraba con sus paradas, y el cambio a defensa 5:1 también hizo que perdieran fluidez en la dirección ofensiva. Del minuto 18 al 25, los alicantinos se estancaron en 22 goles, mientras que Levante Marni, en ataque, a pesar de seguir sin las ideas del todo claras, mejoró en efectividad y los robos de balón, gracias a la anticipación defensiva, permitieron contrataques finalizados con gol, con lo que se fue avanzando en el marcador hasta llegar a estar un gol por arriba en el minuto 25 (22-23).

Ahí se vislumbró la posibilidad de que si los levantinista conseguían ponerse 2 arriba, se podría incluso ganar el partido. En dos oportunidades se pudo conseguir pero no salió e incluso tras volver a la igualada, se tuvo posesión a 11 segundos del final para ganar, pero finalmente el marcador no se movió.

Pablo Álvarez y Carles Lluna, ambos con 7 goles fueron los máximos goleadores del equipo.

En definitiva, un empate a domicilio, un punto que sabe muy bien, puesto que en la mitad de la segunda parte, el resultado del partido se había vuelto a poner muy cuesta arriba. Pero a la vez, hacia al final, la sensación era de que a pesar de no haber jugado bien hasta se podría haber ganado porque se contó con ocasiones. No se les puede negar a estos jugadores que a pesar de que el partido no se desarrollaba como se esperaba, no dejaron de luchar, no tiraron la toalla y demostraron ese espíritu combativo que caracteriza a nuestro primer equipo.

La semana que viene, segunda jornada de liga, el domingo 24 en casa nos enfrentamos al BM Castellón. Os esperamos a todos a las 12:30 en el Poli