Skip to main content
ES
Femenino

Érika González: la francotiradora del Levante UD que nunca perdona

El Levante UD Femenino rescató un punto en Sant Joan Despí en buena parte por la fiabilidad de una de sus futbolistas en una de las suertes más clásicas y a la vez más dramáticas del fútbol, como es el lanzamiento de penalti. Suerte en todos los sentidos y, para las granotas, contar con una especialista como Érika González. Desde su llegada a la plantilla granota, la de Colombres ha convertido en gol todos los lanzamientos desde los 11 metros. Incluido el del Levante Las Planas.

La asturiana ha logrado que el punto fatídico lo sea y mucho, fatídico, para los rivales de las azulgranas. Érika, que cumple su tercera temporada en el Levante UD pero en las últimas dos se ha erigido como una de las especialistas del equipo en este sentido, ha plantado en cinco ocasiones el esférico en el círculo del área y las cinco veces terminó en el fondo de las mallas. En esta 2023-24, la campeona de Europa sub19 con la Selección española ha marcado tres penaltis: frente a la Real Sociedad en Zubieta (que rescató el 1-1 final), contra el Betis en la capital hispalense (fue la tercera diana de las levantinistas para el 0-4 definitivo) y el mencionado del pasado sábado contra las catalanas.

El pasado ejercicio, fue en la jornada 10 contra el Sevilla FC cuando la joven jugadora empezó a coger galones en este sentido. El Levante UD superó a las andaluzas por 5-1 y Érika anotó el cuarto tanto del choque. Tres jornadas más tarde, ejecutaría contra el Madrid CFF, en el gol que abriría el marcador de una tarde casi prenavideña, para finalmente vencer por 2-1.

Pero no sólo el Levante UD ha aprovechado la frialdad y la técnica de lanzamiento de la atacante en la pena máxima. Con la Selección española sub19, ya hizo gala de estas cualidades en la final del Europeo frente a Alemania, que se decidió en la tanda de penaltis. Érika lanzó el tercero (justo después de la también granota Silvia Lloris), engañando totalmente a la guardameta germana y celebrando el gol con su clásico gesto de cerrar el puño, con rabia. De momento, su expediente en este sentido sigue inmaculado.