Noticia

​Las 130 batallas en Liga y Copa de Juan Puig como entrenador del UDLG y Levante

Juan Puig fue el elegido para la conducción del banquillo del UDLG tras la fusión del Levante FC y Gimnástico FC. El verano de 1939 avanzaba con firmeza. El sonido mortífero y aniquilador de las balas había cesado, pero la represión política era feroz. En agosto los destinos del club marino y del viejo decano quedaron solapados en una unión de imaginarios compleja de amalgamar. Puig no necesitaba ningún tipo de presentación. La historia más reciente lo había convertido en un héroe del balompié asociado al espacio geográfico de los Poblados Marítimos. Había defendido la elástica del Levante FC en infinidad de batallas de toda índole y consideración. Su presencia remontaba casi a la noche de los tiempos. Representaba la esencia del escudo de la entidad levantina.

Fue un mediocentro elegante y aguerrido reconvertido, por mor del paso de las hojas del calendario, a defensor. En 1935 todos los levantinos se unieron para tributarle en el Campo de La Cruz un rendido y sentido homenaje. Sus amigos no le dejaron solo en aquella cita. En ese espacio de la cronología coleccionaba innumerables entorchados deportivos. Su rastro era perceptible en la consecución del Campeonato Regional del curso 1927-1928. Lideró el grupo que se apoderó del Campeonato Súper-Regional del curso 1934-1935 y sedujo a la España futbolera capitalizando la epopeya que significó plantarse en las semifinales de la Copa de España, durante esa misma temporada, tras ejecutar al Valencia y Barcelona en la ronda de octavos y cuartos de Final.

La imagen del saludo protocolario junto a Calvet, capitán del Sabadell, en el feudo del Camino Hondo del Grao, en la apertura de las semifinales, es ciertamente icónica. En ese instante del relato había dado un paso al frente para asumir la figura de entrenador-jugador del Levante FC. Desde el ejercicio 1934-1935 conjugó ambas representaciones. Y lo hizo con honor y rectitud siguiendo dos coordenadas que definieron su carrera. Puchet, como se refiere Caireles en La Voz Valenciana, era de hierro. Se batía con la misma intensidad y pasión en la fragua que regentaba en el corazón de los Poblados Marítimos como en el interior del rectángulo de juego. Fue un ejemplo de One Club Men. Participó en la construcción identitaria del Levante FC en los años veinte. Toda su trayectoria deportiva previa a la Guerra Civil estuvo ligada al Levante

No parece extraño que la junta Directiva del UDLG, presidida por Rafael Valls, pero principalmente Andrés Gallart, como secretario técnico, apostara por Puig como entrenador en la nueva aventura emprendida. Podría advertirse que era una solución continuista. Es evidente que Puig conocía el medio en el que se insertaba. Y su nombre tenía resonancias bíblicas. Tenía la condición de mito. Su desembarco en el ejercicio 1939-1940 fue sideral. Los mimbres eran adecuados. Calpe, Dolz, Nieto, Calero, Botella, Puig II o Valero componían parte de la nómica de los jugadores del cachirulo, apelativo que hizo fortuna para nombrar al UDLG. El bloque reinó en el Grupo III de Segunda División y quedó emparejado junto al Deportivo de La Coruña, Cádiz, Real Sociedad y Murcia en la promoción de ascenso a la máxima categoría.

Fue la primera experiencia en tal ecosistema que Puig debió compartir con Kauffer desde el banquillo. Kauffer aparece ligado al UDLG entre enero de 1940 y el final de la temporada. Durante semanas el UDLG soñó con conquistar la elite, pero su rendimiento fue en declive conforme al transcurrir de las semanas. Como prólogo al curso había detentado la segunda posición en el último campeonato valenciano y como epílogo cayó ante el Espanyol, por entonces Español, en la Copa del Generalísimo. Las líneas fundamentales se mantuvieron en la temporada 1940-1941. El triunvirato Puig-Gallart-Valls ofrecía sus réditos. En Vallejo volvieron a imaginar la silueta de la Primera División. En una categoría de Plata más profunda, por el aumento de equipos, el colectivo udelagista esprintó en la reanudación de la competición para alcanzar la última jornada con opciones reales de tránsito, si bien no dependía en exclusiva de sus prestaciones para coronar su épica ascensión.

La clave residía en el encuentro del Castellón. El ansiado ascenso se desvaneció. No obstante, esa inercia victoriosa se trasvasó al formato de la Copa del Generalísimo. El UDLG de Juan Puig encadenó 19 partidos sin conocer la derrota y se plantó en los cuartos de final ante el Español con Dozl defendiendo la portería por cuestiones de fuerza mayor. Magullados por el ímpetu del team rojiblanco quedaron Sabadell, Osasuna, Zaragoza y Granada. La eliminatoria entre el UDLG y el Español tuvo un desenlace cruel con un tercer partido que se disputó en el feudo de Torrero en Zaragoza (3-0). El marcador no sancionó las distancias entre los contendientes.

Toda varió de raíz en el ejercicio 1941-1942. Antes, en junio de 1941, la directiva adoptó la decisión de cambiar la denominación del club. De UDLG a Levante UD acogiendo los colores azul y grana característicos del Gimnástico. El decano perdería notoriedad. Juan Puig seguía en el banquillo y Gallart inició el curso como secretario técnico hasta que fue inhabilitado por la Federación Española. Moscardó relevó a Gallart en la presidencia. La mayoría de la plantilla marchó a otros destinos. Botella ejemplificó esa tendencia con su partida hacia la capital de España para enrolarse en el Real Madrid. El naciente Levante UD cerró la clasificación en el Grupo II de Segunda División con dos partidos ganados, dos encuentros empatados y diez derrotas.

Sin embargo, restaba la bala del torneo de clasificación junto al Tarrasa, Mallorca, Constancia, Girona y San Martín. En la planta noble de las oficinas del Levante hubo actividad en las jornadas previas al desarrollo de esa competición. Ilustres con experiencia en el fútbol como Costa o Gaspar Rubio se comprometieron con las huestes azulgranas. El esfuerzo económico fue de una magnitud superlativa, máxime partiendo del paupérrimo estado de la caja de caudales. El impulso del Levante no fue suficiente.

La pedagogía de Juan Puig no evitó el cataclismo. En la temporada 1942-1943 competiría en categoría regional, toda vez que no existía la Tercera División. Regresar a la dimensión perdida era el único desafío marcado por los jerarcas, pero el sistema de las competiciones era alambicado. El Levante se divirtió en el formato de la categoría regional. No hubo dudas. Catorce victorias en catorce confrontaciones. Sesenta y cinco goles a favor por diez encajados y una sensación de una superioridad manifiesta y aplastante. Y sin embargo, había que proseguir en el camino para cantar el definitivo alirón. El itinerario planteado se endurecía. La fase intermedia reunió al Levante con equipos del calado de Hércules, Córdoba, Elche, Ferroviaria o Eldense. Dos singularidades; el líder de este torneo pasaba a la fase final de promoción a Segunda. El formato también resolvía la clasificación para las primeras rondas de la Copa del Generalísimo.

El Levante no falló y accedió al capítulo final. Era el momento álgido. Alcoyano y Málaga eran sus enemigos. El Alcoyano de Ernesto Calpe regresó a Segunda. El curso finalizó con una eliminatoria ante el Barcelona a doble partido en el feudo de Mestalla, con la finalidad de maximizar la taquilla, y en Les Corts que cayó del bando culé. En el verano de 1943 concluyó la estrecha relación mantenida entre Puig y el Levante. No obstante, regresó en la temporada 1949-1950 como solución de emergencia reemplazando a Bonet. En el recuerdo quedan los 130 partidos en Liga y Copa elevados a 140 si se contabilizan las diez confrontaciones del Campeonato Valenciano del nacimiento del curso 1939-1940.

PARTIDOS DE JUAN PUIG COMO ENTRENADOR DEL UDLG Y LEVANTE UD

TEMPORADA 1939-1940

Liga: 14

Promoción ascenso: 8

Copa: 2

Campeonato valenciano: 10

TEMPORADA 1940-1941

Liga: 22

Copa: 11

TEMPORADA 1941-1942

Liga: 14

Fase clasificación: 10

Copa: 2

TEMPORADA 1942-1943

Liga: 14

Fase clasificación: 10

Fase ascenso: 4

Copa: 2

TEMPORADA 1949-1950

Liga: 15

Copa: 2



Noticia

CONVOCATORIA | Levante UD-Sevilla FC

Estos son los jugadores convocados por el técnico Paco López para el encuentro correspondiente a la Jornada 31 de la Liga Santander que se disputará mañana miércoles a las 19:00 horas ante el Sevilla FC.PORTEROS Aitor, CárdenasDEFENSAS Son, Toño, Róber Pier, Duarte, Vezo, Postigo, CokeCENTROCAMPISTAS Bardhi, Malsa, Rochina, De Frutos, Melero, DoukouréDELANTEROS Sergio León, Roger, Morales, Dani G.Vukcevic, Miramón, Radoja...