Noticia

Pasión en Vallecas en el último minuto (1-2)

Atención, la fecha de publicación de esta noticia es: 31/08/2013 02:53h.


Los partidos de fútbol se convierten en una secuencia compuesta e integrada por noventa minutos que hay que saber interpretar de manera correcta para alcanzar el éxito. Y quizás cuando el Levante había perdido las coordenadas y la identidad que había caracterizado sus movimientos sobre el verde de Vallecas, llegó la estocada definitiva. Y el gol de la victoria que permite estrenar el expediente de victorias del ejercicio alcanzado por Ivanschitz tras una contra mortífera de Xumetra. Es muy posible que en ese instante de la confrontación en tierras madrileñas nadie esperara una resolución de los hechos de tal calado. Agobiado y atrincherado en torno a su perímetro defensivo, por el empuje irresistible de un Rayo encorajinado y con raza, y encomendado a los guantes recios y contundentes de Keylor, el Levante realizó un complejo ejercicio de supervivencia en medio de un ambiente hostil. Como un funambulista se aferró a la vida caminando por el esquelético borde de la cuerda floja. La diana de Larrivey propició una variación drástica del paisaje. La expulsión de Lass no mermó la capacidad de resistencia de un Rayo que no palideció pese a quedarse en inferioridad sobre el campo. Acaudillado por Trashorras se lanzó de forma feroz y decidida a por una victoria que se escapó en el último segundo tras un arranque de genio de Xumetra que concluyó Ivanschitz.



Quizás en perspectiva, y con la emoción de la cita muy inmediata, refulge el arreón final del Rayo, pero no habría que perder de vista la imagen de un Levante capaz de domesticar y anestesiar al Rayo durante buena parte de la confrontación. El duelo en el barrio vallecano en horario casi discotequero, comenzó en la noche del viernes para finalizar en el amanecer del sábado, creció a partir de los antagonismos desarrollados por cada uno de los contendientes. Las cartas quedaron alzadas desde sus albores. El Rayo llegó al partido con energía y vigor. Quizás necesitaba ese tipo de actuación como una fórmula de convencimiento y fe en sus posibilidades después de caer despedazado en el Vicente Calderón.  Con celeridad manifestó que la tenencia del balón no se iba a discutir y que el partido discurriría por las cercanías del área azulgrana. Sucede que al Levante no le asusta, ni le desestabiliza como colectivo, ese perfil de confrontación. La escuadra granota se siente cómoda en esa teórica representación en la que parece partir como secundario. En cierto modo, le permite extraer la raíz de sus características. No parece que dirige el partido, pero, por el contrario, asume el reto con mucha eficacia y diligencia. Por momentos parece un equipo con alma y vocación de prestidigitador.



Los indicativos acentúan una dualidad; la posesión del balón le es esquiva, el cuero se instala en su parcela del terreno de juego, pero ese dominio no se concreta, ni se materializa en la adquisición de ocasiones. Se trata de un sometimiento más ficticio que real y conforme se suceden los minutos el partido va virando en su concepción. Sobre el verde de Vallecas apareció Rubén para ajusticiar al Rayo. Lanzó una seria advertencia en la primera acción en que avistó la meta rayista. El esférico le cayó en el vértice derecho del área del ataque azulgrana. Se acomodó el balón, aunque no sorprendió al arquero local. Rubén salió maltrecho y con molestias en la rodilla. No obstante, esa jugada contó con una reedición. La ejecución del gol revela una información suplementaria del joven jugador. Rubén luchó con dos defensores, metió el cuerpo para adecuar el balón al perfil izquierdo de su bota y lanzó un potente disparo que acabó en la red rayista. Rubén empieza a utilizar todos los herrajes del fútbol. En la obra del gol utilizó su cuerpo para conseguir un espacio sagrado en el interior del área del Rayo.



La diana local aplacó la animosidad exhibida por las mesnadas de Paco Jémez. El Levante estrechó considerablemente las líneas, acortó el universo del terreno de juego y siguió agazapado y escrupulosamente organizado en defensa para tratar de galvanizar una salida a la contra. El Levante se siente resguardado en ese tipo de choques. El encuentro se consumía. Y el advenimiento de la segunda fase de la confrontación no trajo excesivas novedades al respecto. El Rayo se hizo el harakiri con una agresión de Lass sobre Xumetra que dejó en inferioridad al grupo rayista al fio del minuto sesenta. Paco Jémez es refractario a la especulación, aunque los contratiempos se sucedan en forma de lesiones o sanciones. La apuesta por Larrivey era diáfana. Más picante en las cercanías de la meta granota. El argentino es un especialista en el juego aéreo. Quizás, y en perspectiva, en ese punto de cocción del duelo al Levante le faltara sosiego para manejar la cita. Con auténticos boquetes para acceder a los dominios de Rubén, al bloque de Caparrós le faltó tranquilidad y lucidez para enhebrar la acción definitiva.



El gol estuvo en las botas de Pedro López en una jugada comandada por los laterales azulgranas, aunque es posible que la resolución demandase un pase de la muerte de Pedro López sobre la llegada en solitario desde atrás de El Zhar. Cuestión de interpretación y de clarividencia. Es un déficit a subsanar cuando todavía hay tiempo. La intuición o el talento lo materializó Trashorras en colaboración con Larrivey. El cabezazo del tanque argentino, tras un servicio al corazón del área granota, resultó inapelable. El gol recompuso al Rayo. Fue una ráfaga de viento que desató un auténtico vendaval sobre la meta de Keylor. EL Levante perdió la esencia. Su comportamiento fue errático en ese período. El cancerbero costarricense emergió para mantener la invulnerabilidad del arco azulgrana. Tito, Trashorras o Larrivey probaron la consistencia y las manos poderosas del portero. Con la grada henchida de orgullo por la respuesta racial de sus jugadores, apareció Xumetra para sumir al coliseo madrileño en la desazón. El atacante granota se rebeló ante los acontecimientos que se cernían en Vallecas. Xumetra esprintó por el costado izquierdo del ataque granota con la fe de un guerrero medieval, ejecutó un diabólico cambio de ritmo, cuando únicamente había agotamiento en sus piernas, y combinó con Ivanschitz para sumir al levantinismo en la gloria.           



Noticia

Conoce el calendario del Levante UD 2022/2023

El Levante UD ya conoce el calendario de la temporada 2022/2023. El conjunto levantinista comenzará la competición recibiendo a la SD Huesca el fin de semana del 14 de agosto y finalizará el campeonato también en el Estadio Ciutat de València el fin de semana del 28 de mayo frente al Real Oviedo.Puedes consultar el calendario del Levante UD pinchando...

Noticia

El Levante UD confirma un nuevo amistoso de pretemporada frente al Wolverhampton

La pretemporada del Levante UD continúa cogiendo forma con la incorporación de un nuevo encuentro amistoso a la agenda levantinista para esta fase de preparación de cara al inicio de la competición liguera. El conjunto granota ha confirmado el tercer partido de la pretemporada que se disputará frente al Wolverhampton Wanderers FC, equipo de la Premier League, el próximo 21...