Noticia
LUD 3-6 FCB

El Levante UD FS se queda a un paso de su gran sueño de jugar la final de la Copa de España al caer ante el Barça

Levante UD FS: Fede, Maxi Rescia, Gallo, Rubi, Esteban –quinteto inicial-, Rivillos, Rafa Usín, Roger, Marc Tolrà, Pedro Toro y Jorge Santos.

FC Barcelona: Dídac, Marcenio, Dyego, Matheus, Ferrao –quinteto inicial-, Coelho, Aicardo, Adolfo, Ximbinha y Daniel.

Árbitro: Carlos Rodrigo y Sánchez Molina (Comité Castellano-manchego. Amonestaron a los levantinistas Gallo (2’) y Rivillos (27’), y, por parte del Barça FS, a Ximbinha (5’), Daniel (5’), Dyego (26’) y al técnico Andreu Plaza (29’).

Goles: 1-0, min. 3: Marcenio (pp). 1-1, min. 22: Ximbinha. 2-1, min. 25: Gallo. 2-2, min. 27: Coelho. 2-3, min. 31: Adolfo. 3-3, min. 33: Pedro Toro. 3-4, min. 34: Ximbinha. 3-5, min. 37: Adolfo. 3-6, min. 39: Adolfo.

El Levante UD FS no pudo tumbar a uno de los grandes dominadores del fútbol sala nacional de los últimos tiempos, el Barça FS, en las semifinales de la XXXII Copa de España (3-6). Y eso que mandó en el marcador durante buena parte del encuentro y que superado el ecuador de la segunda mitad el electrónico reflejaba la igualdad en el encuentro. Sin embargo, los catalanes lograban ponerse por delante a seis del final y su defensa del juego de cinco para cuatro de los granotas iba a ser definitiva para hacer descarrilar el sueño de los de Diego Ríos de disputar la primera final en la historia del conjunto levantinista. Pero a buen seguro que el sueño continúa.

Tras los compases iniciales, se le puso de cara el primer tiempo al Levante UD cuando Pedro Toro se dispuso a lanzar de falta y se alió con un rebote en Marcenio para que la pelota se marchase adentro de la red y establecer el 1-0. Eran los mejores momentos de los granotas, que pudieron ampliar diferencias pero en el 8’ Dídac metía el pie para evitar el segundo tanto por parte de Rubi. A partir de ese momento, se igualaban las fuerzas aunque con el peso del juego más sobre el Barça, que no podía quitarse de encima el entramado defensivo de los de Diego Ríos y, en otras ocasiones, muchas, se estrellaba contra Fede. El primero en comprobar el estado de gracia del portero fue Adolfo que, a falta de cinco para el final, probaba esta medicina. El acoso y derribo de los culés empezaba justo después de que los levantinistas estuvieran a punto de volver a anotar en una acción marca de la casa de Pedro Toro: el gaditano pivotaba en banda y, con el rabillo del ojo, advertía la incorporación al ataque de Maxi Rescia entre dos rivales. El andaluz se la dio de tacón haciendo un cañito a un adversario y el argentino la enviaba al palo, previa parada del meta catalán. A partir de ese momento, empezaba el festival de Fede, sobre todo a lanzamientos de Dyego y lo único que no paró fue un trallazo de Coelho pero no hizo falta porque se estrelló contra el poste, dando paso al descanso.

Los de Andreu Plaza estaban haciendo méritos y encontraron su premio nada más arrancar la segunda mitad con el empate de Ximbinha. El brasileño se giraba dentro del área entre dos granotas y con la punterita superaba al cancerbero levantinista. Eran momentos en que podían entrar las dudas por el acoso y derribo de los barceloneses pero el equipo de los nervios de acero volvió a golpear, en esta ocasión por medio de uno de los clásicos, Everton Cardozo Gallo. Pedro Toro sacaba de banda en el 25’, el brasileño recortaba y con un sutil zurdazo marcaba el 2-1. Volvía a mandar en el partido el conjunto granota, un choque que ganaba en intensidad y que estuvo a punto de igualar Ferrao al culminar un contragolpe pero lanzó el balón de nuevo al palo. Sí que logró poner las tablas Coelho en una jugada de estrategia que certificó el portugués clavando el esférico en la misma escuadra de un zapatazo tremendo. Hasta ese momento el duelo estaba muy igualado y Pedro Toro la tuvo con otro trallazo ante el que respondió muy bien Dídac. Era un toma y daca continuo y, por primera vez, se iba a poner por delante el conjunto barcelonista con un libre directo que ejecutó sin compasión Adolfo. Era una prueba de fuego para el Levante UD FS que ni se despeinó al culminar Pedro Toro un ataque de tiralíneas aprovechando un pase de la muerte, un regalo, de Maxi Rescia. Demostraban por tanto los de Diego Ríos que no se arredraban pero no se podrían reponer ya del siguiente golpe, el que le asestó Ximbinha en el 34’ aprovechando una asistencia de genio de Dyego. Ya con el portero-jugador, el especialista en defender estas situaciones Adolfo robaría por dos veces pero ponerle dos veces el descabello a los granotas y hacer el quinto y el sexto para el adversario y, de este modo, esfumársele entre los dedos al Levante UD FS el sueño de la primera final en su historia. En su segundo intento tras el playoff liguero del año pasado. Llegará un tercero.

Incidencias: Wizink Center. Semifinales de la XXXII Copa de España de fútbol sala.